Un fragante frescor

Por la mañana, al salir de casa
salta la ardilla asustada
que vive en el ciprés
saludando la jornada.

Y cuando regreso al atardecer
los jabalíes
me salen al paso en familia
al subir a mi hogar
que me espera acogedor.

Un olor a jara y tierra mojada
que casi me embriaga…
y un fragante frescor
me entra hasta las entrañas.

Y una felicidad a inmensa
inunda mi alma.
.

Puede dejar un comentario, o trackback desde su propio sitio.

Deje un comentario

Imagen CAPTCHA
*

Powered by WordPress | Designed by: seo | Thanks to seo company, seo services and seo firm