Cuando los poderes del Estado flojean, aumenta el poder de las mafias

Cuando los poderes del Estado flojean, cuando no existe diligencia en el cumplimiento de las leyes y normas que rigen nuestra convivencia, crecen las mafias por todos los sitios: mafias que se dedican a importar y explotar mendigos y lisiados, mafias de se dedican a “okupar” edificios, pisos y locales para luego alquilarlos, mafias en medios de comunicación que se dedican a extorsionar a la gente, mafias en la judicatura, en la abogacía, en el mundo empresarial y sindical. Incluso el comportamiento mafioso y sectario en los partidos políticos.

El Estado de Derecho hay que mantenerlo vivo cada día. Si son los poderes públicos, sean estos autonómicos, locales y estatales, los que incumplen las leyes, se está conculcando el Estado de Derecho. Cuando vemos que las actuaciones policiales y judiciales se mueven y condicionan por razones políticas, se está conculcando el Estado de Derecho, que es el sostén y garantía de la libertad y de la democracia y sin el cual son imposibles estas.

Y si decae el Estado de Derecho lo que surge es el caos que da pié al totalitarismo y a la dictadura.

Debemos ser intolerantes con los que vulneran, infringen y quebrantan las leyes, sean estos políticos, jueces, empresarios, jovenes o delincuentes profesionales. La propiedad ajena, bien sea pública o privada, ha de ser respetada, incluso por los grafiteros. El orden público en las calles hay que respetarlo, a las personas hay que respetarlas, las ordenanzas municipales hay que respetarlas y a las autoridades públicas, a los médicos, a los maestros, a los profesores, hay que respetarlos. No valen excusas.

Porque los que vulneran las leyes y nuestras formas de comportamiento, violan nuestra libertad, atropellan nuestros derechos y pisotean nuestra dignidad.
.

Puede dejar un comentario, o trackback desde su propio sitio.

Deje un comentario

Imagen CAPTCHA
*

Powered by WordPress | Designed by: seo | Thanks to seo company, seo services and seo firm