África, ¿Oportudidad o peligro para Europa?

África. ¿Oportunidad o peligro para Europa?

Hoy África cuenta con más de 1.100 millones de habitantes. Ya en 1996, África superó a Europa con 670 millones de habitantes; pero la previsión para el año 2.100 es de 4.500 millones de habitantes. Desde ahora y hasta el 2100 nacerán 40 millones cada año. La misma población autóctona con que cuenta España.

En África la explosión demográfica en países subsaharianos como el Congo, Guinea, Mali, Níger, Somalia o El Chad, hacen insostenible la viabilidad de estas poblaciones en las que, aunque las tasas de fertilidad se bajaran a niveles inferiores a las de Europa, seguirían creciendo de manera muy importante al tener una enorme base de mujeres en edad fértil. Al revés de lo que pasa en Europa donde, aunque las tasas de fertilidad subieran de manera ostensible, la población autóctona irá bajando de manera imparable al ser la base poblacional de mujeres fértiles muy baja ya.

África es la región del mundo que se está urbanizando de la forma más rápida: Entre 2015 y 2045, 24 millones de personas migrarán cada año a las ciudades. En 2.045 ciudades con Dar es Salaam, Nairobi, Kinshasa, Luanda o Addis Abeba superarán largamente los 60 millones hasta alcanzar alguna más de 80 millones de habitantes. Ciudades que crecen a base de suburbios sin infraestructuras pobladas de gentes desarraigadas que resultan el contexto idóneo para que prosperen las mafias, la violencia y la delincuencia extrema y cuya gobernabilidad será un reto.

Europa y el mundo occidental ha cometido muchos errores en su relación con África, pero el más grave, y que se va a volver contra ella misma, es el cometido en las últimas décadas en las que las grandes ONG y los países se ha preocupado sólo de vacunar a los niños y proporcionar ayudas contra el hambre, sin preocupares de los que pasaría después; que harían esos niños de mayores para ganarse el sustento y adquirir educación. Han provocado un desequilibrio ecológico, no solo contra la naturaleza sino contra el hombre.

Los jóvenes abandonaron sus aldeas, olvidaron sus tradiciones, perdieron sus valores, encontrándose en suburbios donde no se encuentran a sí mismo. Solo piensan en la riqueza de occidente, en escapar a Europa y en los héroes del futbol. Son un caldo de cultivo magnífico para que las facciones yihadistas, como Al Qaeda BokoHaram, los incorporen a sus filas bajo el sometimiento de Alá.

Los índices de fecundidad en los países subsaharianos están entre el 5,0 y el 7,6. Para que nos hagamos una idea: Nigeria tiene 200 millones de habitantes y una tasa de fertilidad de 5,53 hijos por mujer. Una reciente encuesta del Pew Research estimó que el 45% de nigerianos adultos tienen previsto emigrar a otro país en los próximos cinco años. La Comisión Europea calculó que la población de Nigeria podría ser más numerosa que toda la Unión Europea en 2060, en una extensión que no llega al doble de la de España.

La explosión demográfica en África y el expansionismo migratorio y demográfico del islamismo acabarán con la Europa actual, que hace tiempo se embarcó en una deriva que la llevará al tercermundismo.

Pero África es enorme: Para que nos hagamos una idea, África tiene 30.370.000 Km2. Más que USA, China, India y Europa juntos. Y está despoblada en relación a Europa. La zona desértica del Sahara es de 4.639.900 Km2, lo que supone solo el 15% del total. Por ejemplo, La República Democrática del Congo, teniendo una extensión siete veces mayor que Alemania, tiene el mismo número de habitantes, unos 80 millones.

África, si exceptuamos países productores de petróleo como Libia y Guinea Ecuatorial, es, como todos sabemos, un continente con enormes riquezas naturales pero pobre y con enormes diferencias entre el PIB per cápita de cada país y con una distribución de la riqueza enormemente desigual.

Pero, por eso mismo, en África está todo por hacer. Sobre todo, en el África subsahariana. África puede ser una oportunidad. Necesita inversiones en Educación, Agricultura, Sanidad, Infraestructuras, Comunicaciones, Urbanismo y Construcción, Energía y Trasporte. El nivel de endeudamiento es bajo en comparación con el de los países europeos (aproximadamente el 44% del PIB según datos del 2015). África es lo suficientemente grande y rica como para hacer frente a las necesidades de todos sus ciudadanos en el presente y en el futuro. Pero también necesita una política de natalidad que no solo controle la explosión demográfica, sino que la contenga, la limite, la reduzca lo más posible. 

Los países que consigan una estabilidad política y en los que se garantice una seguridad jurídica, serán países con un brillante futuro y aquellos que no, serán países de violencia endémica, miseria y emigración. Por ello desde la Unión Europea se trabajar antes todas las instancias internacionales para 

África puede ser un grave peligro para Europa o una gran oportunidad, y desde Europa se deberían emprender políticas y estrategias para que sea una oportunidad de progreso cultural y económico para todos. Un África rica sería el mejor regalo para Europa.

Puede dejar un comentario, o trackback desde su propio sitio.

Deje un comentario

Imagen CAPTCHA
*

Powered by WordPress | Designed by: seo | Thanks to seo company, seo services and seo firm